Thursday , 26 April 2018

Leyes secundarias de la Reforma Energética

130821-Líder-Informativo-Sin-aprobación-ciudadana-Reforma-Energética-1

No es fácil Reformar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Se necesitan las dos terceras partes de los legisladores, tanto de la Cámara de Diputados como de Senadores, presentes y de Quórum calificado, como primer paso. Después de este trámite solo es necesaria la mitad más uno de los Congresos de los Estados, presentes como mayoría simple, para aprobar una Reforma Constitucional.

Resulta difícil una Reforma a la Constitución, pero lo es más aún transformar las modificaciones realizadas a la Ley Suprema, es decir, promover y lograr aprobaciones de iniciativas de leyes que se ven afectadas o modificadas en su totalidad, o nuevos ordenamientos derivados de estas mismas reformas, se vuelve un problema.

Un claro ejemplo de este proceso son las leyes aprobadas, publicadas y en vigencia de los artículos Constitucionales 25, 27 y 28. Estos trajeron consigo un paquete integrado por 21 leyes, agrupadas en 9 bloques, de estas 12 tendrán modificaciones y 9 más son legislaciones nuevas. Para lograr esto se necesita solo la mayoría simple en ambas Cámaras.

El Presidente Peña Nieto ha logrado, a pesar de las adversidades, reformar nuestra Ley Suprema en materia educativa, fiscal, en telecomunicaciones y en la energética. Lo complicado es transformar todos los conceptos dentro de normas concretas que generen el desarrollo y crecimiento, teniendo en cuenta que los beneficios que aportaran, dichas reformas, se notaran en un periodo de entre 2 y 3 años; es claro que no serán inmediatos los resultados, sobre todo refiriéndonos a la reforma energética.

La reducción en la producción petrolera del país en la última década (de 3.4 millones de barriles diarios en 2004 a 2.5 millones de barriles diarios en 2013), 900 mil barriles menos cada 24 horas, junto a la caída del 23% en las reservas de petróleo, pide una revisión profunda para que la participación de la iniciativa privada, tanto nacional como extranjera, en aspectos importantes como la exploración y extracción de hidrocarburos (incluyendo gas natural y lutitas), así como en refinación y comercialización de los petrolíferos, sea más adecuada. El Presidente se atrevió a hacerlo, no obstante los ataques recibidos y los tabúes alrededor de estas decisiones. De no haberlo realizado el gobierno se enfilaba a una quiebra irreversible, ya que Pemex contribuye con el 30% del PIB y el presupuesto de egresos nacional.

Se ha criticado la modificación del esquema petrolero que diseño el Gral. Lázaro Cárdenas (de marzo de 1938 a diciembre de 1940), por parte de personas con razones políticas escasas y de otras que lo ignoran. Debemos entender que el México actual  es completamente diferente al de 1938, al igual que el mundo entero; en esos años habitaban menos de 20 millones de personas en nuestro país, ahora somos 117 millones de mexicanos (en el mundo hay 7500 millones de seres humanos). De igual manera cada barril de petróleo, 159 litros cada uno, costaba $3 dólares, al día de hoy el precio oscila entre $98 y $100 dólares por barril de mezcla mexicana. En las discusiones sobre las aprobaciones de las leyes secundarias, en materia energética, se enfrentaran al venerar las hazañas del Gral. Lázaro Cárdenas, quién bien sabía que llegaría el tiempo que Petróleos Mexicanos tendría que abrirse a inversiones extranjeras para subsistir.

En los próximos días seremos testigos y estaremos al tanto de los debates más fuertes que se han presentado desde la alternancia en la Presidencia; pues como hemos dicho al principio: son más difíciles las aprobaciones en las leyes orgánicas, o secundarias, que las propias reformas constitucionales en sí.

por Redacción Gas Shale méxico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*



1 × two =